Antonio Machado


Todo el amor es fantasía;
él inventa el año, el día, 
la hora y su melodía; 
inventa el amante y, más,
la amada. No prueba nada,
contra el amor, que la amada
no haya existido jamás.

Escribiré en tu abanico:
te quiero para olvidarte,
para quererte te olvido.

Advertisements