de Nicolás Guillén
Poemas de Amor, Cuba, 1964

Fui a ocultar mi dolor en la taberna…
La que me amó y yo amé, ya no me amaba:
yo era un náufrago triste, que perdía
la salvadora tabla.

Busqué un rincón sobrio y solitario,
solitario y sombrío cual mi duelo,
y en un vaso de vino
traté de sepultar aquel recuerdo.

Mas como el vino no borró mis penas,
ni pudo ahogar mis males,
¡alcé mi corazón, como una copa,
y me bebí un trago mis pesares!

Advertisements